Mes de la prevención del cáncer de cabeza y cuello

  • 03 de Julio 2017
Cáncer cuello y cabeza

Se estima que en Chile, estos tipos de cáncer provocan entre 400 y 500 muertes anuales, mientras que a nivel mundial se diagnostican más de 550.000 nuevos casos al año. Estos cánceres son dos veces más frecuentes en hombre que en mujeres.

En el año 2015, el Instituto Nacional del Cáncer conmemora por primera vez en Chile el día internacional del cáncer de cabeza y cuello. Iniciativa que tiene como objetivo, crear conciencia en la población sobre esta enfermedad que provoca la muerte a más de 400 personas al año en Chile a consecuencia del excesivo consumo de alcohol, el tabaquismo, el contagio del virus del papiloma (VPH) y la exposición al sol.

El cáncer de cabeza y cuello, si bien años atrás se daba en pacientes mayores de 60 años, hoy en día, según cifras nacionales se estima que este tipo de enfermedad ha aumentado su aparición en pacientes de 30 años e incluso menores. Esto se explica debido a que los factores involucrados que provocan estos tipos de cáncer han cambiado, relacionándose no tan sólo al consumo excesivo de tabaco y alcohol, sino también, por factores como: Virus del papiloma y exposición prolongada al sol durante las estaciones invierno y verano.

Cáncer cuello y cabeza, #comparteprevención

Cuando es detectado de forma temprana y oportuna, el impacto de esta mortal enfermedad se ve disminuido, logrando una sobrevida mayor al 80%. Sin embargo, más de la mitad de los casos consultan en forma tardía cuando presentan síntomas avanzados, provocando que los tratamientos aplicados respondan con menor efectividad y produciendo efectos adversos en los pacientes, por lo tanto, realizar tus chequeos preventivos es de vital importancia para una detección y tratamiento oportuno.

El cáncer al cuello y cabeza, es el quinto más común en el mundo. Sólo en Chile, se diagnostican más de 550.00 nuevos casos al año, estimando que entre 400 y 500 muertes son producidas por el cáncer de cabeza y cuello, siendo dos veces más frecuente en hombres que en mujeres.