¿Qué es la contención emocional?


la contención emocional

El objetivo de la contención emocional es calmar y estimular la confianza de la persona que se encuentra en alguna fuerte crisis emocional. Principalmente esta práctica está vinculada a la actitud empática y la escucha activa. En el caso que algún familiar o cercano se encuentre en estas condiciones, adoptar una actitud empática o “colocarse en el lugar de la otra persona junto con adoptar una disposición de escucha activa. Permitirá siempre dar mucha atención al mensaje que nos está transmitiendo la persona.

Para la Psicóloga Roxana Gallardo de centro médico CIMEK “desde un enfoque psicológico, la contención emocional consiste en brindar apoyo a quién requiere ser asistido consecuencia de haber perdido el equilibrio o no encontrarse en una situación habitual” Lo que significa sostener las emociones de la persona a través del acompañamiento, y ofreciendo espacios apropiados para la expresión de los sentimientos.

Si bien las crisis pueden ser evaluada y expresarse en un nivel conductual emocional, o cognitivo social por parte de un profesional en psicología. En estos ámbitos la contención busca reducir los síntomas a corto, mediano, y largo plazo que la crisis que generó en la persona o paciente, señala la profesional en psicología Roxana Gallardo.

¿Cómo podemos dar contención emocional en el contexto social actual?

En el caso de los niños, la contención emocional nos permite entender sus sentimientos y emociones y nos facilita el proceso de apoyarles. Esto no significa negar o rechazar las emociones del niño, más bien significa ayudar al niño a liberar sus sentimientos de una forma dirigida, a través de vías aceptables que no lesionen a los demás. Los niños necesitan aprender cómo manejar sus conductas, y con la expresión de los sentimientos pasa lo mismo.

la contención emocional

En palabras de la psicóloga Roxana Gallardo de CIMEK nos aconseja: "Generar espacios en el hogar de seguridad y calma, dejarlos expresar lo que sienten , no exponer a los niños a los medios de comunicación y redes sociales , hablarles con la verdad de la situación, reconocer lo que está pasando y dar la opinión de la familia frente al tema, ser empáticos y cariñosos con ellos, ayudarles expresar lo que ellos sienten y piensan, son acciones que contribuyen a la contención emocional por parte de los adultos que deben estar calmados y seguros en estas situaciones. Junto a esta actitud empática, evitando la exposición de imágenes o videos violentos, realizar actividades recreativas anexas en tiempos disponibles, como salir a la plaza ,hacer actividades familiares, pintura, y juegos de recreación, ayudan a evitar estados de ansiedad o angustia”

Desde una dimensión emocional, los niños necesitan sentirse seguros, no ignorados, vistos, escuchados y validados. Con la contención emocional, podemos lograr cubrir estas necesidades y la mejor manera es transmitir a los niños que es válido llorar, que es válido enojarse y que estamos con ellos notando sus emociones, usar frases como: “Entiendo que estés enojado por eso” o “Veo que estás enojado” ayudan al momento de abordar sus emociones. Esto no significa permitir al niño enojarse en cualquier lugar con cualquiera persona, más bien mostramos al niño que notamos lo que está pasando. Frente a las circunstancias donde el niño se enoja en un lugar no deseado, lo que podemos hacer es contener la emoción del niño, reconocer el sentimiento, estar empático con él, expresarle que nos gustaría ayudarle, pero también haciendole entender que ahora no es el momento adecuado, ofreciendo nuestra voluntad de retomar la situación o hablar sobre su emoción después. Por ejemplo ofreciendo tiempos en concreto, “cuando salgamos de la tienda” o “después del almuerzo”. Es muy importante ser concreto y cumplir lo que hemos prometido. Mientras el niño sepa que va a poder expresar su emoción, será capaz de mantener su sentimiento temporalmente.

la contención emocional

En el ámbito de la contención emocional, esta disposición podemos compartirla mediante la "empática sintonización con los sentimientos y necesidades de la persona", enfocarla en la salida de ese estado emocional descompensatorio, y de igual modo brindar abrazos y cercanía física. Es decir, hacer la contención emocional es acompañar, sostener y guiar las emociones desagradables de la persona, no juzgar los sentimientos, y estar allí cuando el otro le necesita.

Recuerda, es importante detectar síntomas que debemos atender con un profesional de psicología, algunos de estos síntomas corresponden principalmente al ámbito emocional, físico, del pensamiento y conducta que puede generan una inestabilidad, en esos casos es siempre recomendable requerir la asesoría de un profesional en salud mental. Algunos de las señales que podemos compartir y abordar a tiempo son los siguientes:

  • Aumento de la angustia.
  • Aumento de la ansiedad.
  • Crisis de angustia o pánico relacionada con imágenes de experiencias vividas.
  • Estrés
  • Aumento de la irritabilidad.
  • Trastorno del sueño.
  • Experiencias traumáticas.

Si estas interesada o interesado en saber más sobre nuestras profesionales de salud mental, te invitamos a visitar nuestra sección de psicología y psiquiatría para conocer más sobre cada una de estas especialidades